PABLO REGUERA: “Los retiros voluntarios son despidos encubiertos”

Pablo Reguera, secretario general del Sindicato de Aceiteros de San Lorenzo, Santa Fe pasó por el aire de Radio Gráfica.

La multinacional aceitera Cargill, que forma parte de una de las actividades más beneficiadas por el modelo macrista, comenzó a realizar retiros voluntarios entre sus trabajadores. 

“Los retiros voluntarios son despidos encubiertos. La excusa es que la etapa es económicamente mala, pero no es así. Llaman a los trabajadores y les ofrecen plata en mano para que renuncien y los dejan en una situación desfavorable” afirma Pablo Reguera.

Según el Secretario Gremial de la CGT Regional San Lorenzo “el negocio de hace unos años no es el mismo que el de ahora. Sienten que el dólar no está al valor que les correspondería para ganar todo lo que quieren. Su problema es que el dueño de la soja se sienta encima de los silo bolsas para especular con el precio en vez de venderlo a las aceiteras, esto deja al obrero en el medio”.

En las aceiteras se está trabajando al 50 al 70% de la producción habitual. “Hay una gran capacidad ociosa. La política del gobierno les da la posibilidad de bajar retenciones pero no controla que vendan la producción para poder seguir trabajando, se habilita la especulación” destacó.

Uno de las claves económicas que señala Reguera como dificultad para el sector y para el país es que “se exporta mucho más materia prima de lo que se está procesando. Antes había un cupo que podía salir sin tocar pero la realidad es que ahora no se controla. La molienda no le conviene a las empresas, dicen ellas, prefieren comprar semilla y que se procese en el extranjero la materia prima” comentó el santafesino.

“Los puertos de la zona San Lorenzo exportadores de soja están entre los más grande del mundo. El 70% de la producción agroindustrial argentino sale por acá”.

En nuestro sector aceitero hoy trabajan aproximadamente 4000 compañeros. Sin embargo la cuenta no tiende a subir el plantel sino a disminuirlo. “La tecnología avanzó mucho y eso reduce el personal en las plantas. La tecnología hace la diferencia entre las empresas multinacionales”.

En la agenda gremial de los aceiteros, el foco está puesto en evitar estos retiros voluntarios y el también hay alerta ya que está en riesgo una gratificación anual: “es un bono de fin de año que están amenazando con no pagar y vamos a pelear para que se sostenga. Lo de Cargill nos llama poderosamente la atención porque a estas empresas les va bien.

Ya pasó que los que habían despedido volvieron después como tercerizados. No queremos que eso pase de nuevo como pasó en los noventa”.

Además, Reguera no evitó mencionar un tema que es muy caro a los operarios de la zona en distintas actividades: “la salud en San Lorenzo es precaria. Hay un hospital muy chico y nada más, van todos a Rosario. Necesitamos un sistema de salud de calidad en nuestra zona”.

Para concluir, el hombre de la Corriente Federal opinó que el 2018 “va a ser muy difícil, las patronales van a avanzar mucho. El año que viene es electoral entonces cambia. Lo que no hagan este año les va a ser difícil en 2019”.

ENTREVISTA:
LUCAS MOLINARI / RADIO GRAFICA / Buenos Aires